Robots a mida de l’empresa

ROGER JUNYENT | CARDONA Después de seis años trabajando en diferentes empresas del sector de la robótica, Xavier Jané decidió crear su propia empresa: Assessorament Industrial en Robòtica i Automatització (AIRA). Explica que el paso por diferentes empresas le permitió adquirir la experiencia y los conocimientos necesarios para abrir su empresa en este sector. Dice que su empresa tiene una buena salud. Asegura que el secreto es haber tenido siempre un crecimiento sostenido y lento, a base de recursos propios y evitar tener créditos y endeudamientos pero que le ha permitido incrementar, año tras año, la plantilla hasta la quincena de trabajadores actuales, que tienen un promedio de edad de 28 años. Desde un principio, Aira se dedicó al diseño y montaje de instalaciones robotizadas a medida del cliente para diferentes sectores industriales como el farmacéutico, la automoción y la alimentación, entre otros. Sin embargo, una de sus especializaciones es el diseño y montaje de robots para mataderos, y según asegura Jané son la única empresa del estado con patentes de robots para el sector. En Europa, dice Jané, sólo otra empresa tiene patentes en robots para mataderos. Estos robots están dotados de visión artificial, lo que permite escanear el animal y luego cortarlo. Uno de sus diseños parte los cerdos por la mitad o les corta la cabeza. De este modo, dice Jané, se ha mecanizado un trabajo que hasta hace pocos años era muy manual y también muy duro. Añade que la robótica en lugar de destruir puestos de trabajo, los crea porque hace a las empresas más competitivaa, y si hay más producción hay más trabajo en las partes de trabajo manual y en otros departamentos de la empresa que no son el de producción. Los robots para mataderos de Aira han llegado a países como Tailandia, Japón, Sudáfrica y Rusia, y además ha creado una join venture con la multinacional alemana BANSS, que también hace robots para mataderos con el objetivo de poder incrementar ventas en el exterior. Jané dice que ahora el 20% de las ventas corresponden a exportaciones pero su objetivo es situar este porcentaje en el 80% de la facturación. Además, prevé ampliar la plantilla en 15 personas a lo largo de los próximos tres años. Otra de las actividades de la empresa de Cardona es la instalación y explotación de plantas termosolares. Se trata de unas instalaciones situadas en puntos soleados y que gracias a la concentración de espejos que proyectan la luz solar a unos tubos por donde pasa el agua, la calientan. Dice que hace el suministro a 4 céntimos el kilovatio mientras que el precio del gas natural es de 12 céntimos, el triple, y además se pierde parte de la energía al calentar el agua. Se trata de un tipo de instalaciones que ha diseñado la misma empresa y que están pensadas para grandes consumidores de agua caliente como pueden ser mataderos o bloques enteros de viviendas. Explican que su sistema se basa en que la empresa consumidora le ceda el espacio donde instalarlo, un espacio, dice Jané, que en principio no vale nada porque la empresa no tiene nada y del que puede obtener energía a un precio más económico que a través de los sistemas convencionales. Además, dice Jané, se trata de unas instalaciones que a pesar de no tener ningún tipo de subvención de la administración ya son rentables sin las ayudas públicas.

Este sitio web utiliza cookies de terceros, si continua navegando entendemos que acepta su utilización. Leer más